¿Por qué odiamos?

Traducido por Javier Aispuro. Charlottesville. Orlando. Ferguson.Estos actos flagrantes de racismo y supremacía blanca de hoy en dia, similares a los de la era de los derechos civiles, elevaron el debate nacional sobre el odio. Obligaron a los estadounidenses a enfrentar nuevamente un par de preguntas incómodas: ¿por qué odiamos? ¿Y cómo lo detenemos?Es fácil aislar el problema de odio de nuestro país a los momentos de odio públicos vistos en el mortal acto de supremacía blanca de Charlottesville, el tiroteo de Pulse’s Nightclub en Orlando y los disturbios raciales de Ferguson, provocados por la muerte policial del adolescente negro desarmado, Michael Brown. Los investigadores dicen que son los aspectos menos obvios e internalizados del racismo, el sexismo, la homofobia y la xenofobia los que mantienen vivo el odio y los sistemas de opresión que los alimentan en los Estados Unidos.Y aunque a todos nos han enseñado a odiar, los historiadores y los psicólogos sociales dicen que nuestra sociedad puede superarlo, eventualmente, si ignoramos nuestras burbujas de comodidad y abordamos activamente los prejuicios internos que todos tenemos.“Se convierte en este falso binario, que si no eres un gran mago del KKK, no eres racista”, dice Nolan Cabrera, profesor asociado de la Universidad de Arizona, que se especializa en investigaciones sobre blancura y raza. “Y eso simplemente no es verdad”.POR QUÉ ODIAMOSHay dos aspectos de la naturaleza humana para tomar en cuenta cuando hablamos de odio y por qué odiamos. Está el lado que tiene más que ver con la forma en que se construyó nuestra sociedad para funcionar y está el lado que se ocupa más de cómo funciona nuestro cerebro. En el lado sociológico de las cosas: Cabrera dice que el grupo dominante auto establecido de nuestra sociedad, los hombres anglosajones, socialmente construyeron métodos de odio, tal como el racismo, para oprimir a cualquiera que no sea anglosajona o varón. Crearon una mayoría social y una minoría: la mayoría eran ellos y la minoría eran todos los demás.Estas construcciones sociales, él dice, explican por qué las personas blancas intrínsecamente piensan que son superiores a las personas negras y morenas, por qué los hombres piensan que son más inteligentes que las mujeres, por qué la gente tiende a estar cansada de las personas de culturas diferentes a las propias. Construyeron los odiosos sistemas de opresión que aún plagan al país, dice Cabrera, porque deshumanizar a cualquier persona que no es anglosajona y no masculina efectivamente dio luz verde a la mayoría para discriminar a los grupos “minoritarios”.“Las ideas racistas siguieron las políticas, no al revés”, dice. “Tuvimos este sistema económico basado en el trabajo libre de africanos esclavizados y tomando tierras de los nativos americanos. Y luego las ideologías raciales, los pensamientos raciales, lo siguieron. Y así, de alguna manera, requirió que deshumanizáramos [a las personas que no son anglosajonas] para dedicarnos a acciones deshumanizantes “.E incluso si dices que no tienes nada de racista en ti, Cabrera dice que, gracias a las normas sociales que los hombres anglosajones establecieron hace tantos años, de alguna manera lo haces. Incluso si no te das cuenta.“No es que estemos sentados ahí pensando conscientemente cosas [racistas, sexistas, xenófobas]. Es que es un mensaje, y lo estamos recibiendo”, dice. “Y cuando la gente no ha lidiado con su propia xenofobia y racismo interiorizados, es muy fácil crear una victima de alguien racializado . ”Por lo tanto, incluso si se llama a sí mismo una persona “despierta” o con conciencia social, controla tu privilegio y evalúa tus propios prejuicios internalizados contra las personas de color, las mujeres, las personas homosexuales, los inmigrantes, etc., es posible que discrimines inconscientemente a ellos.Cabrera dice que estas manifestaciones menos obvias, no las extremistas mostradas por los supremacistas anglosajones y los neonazis, son las que mantienen vivos los sistemas de opresión.Aquí es donde la psicología humana desempeña en la ecuación del odio, según Alyssa Croft, directora de los roles sociales y laboratorio de identidad en el departamento de psicología de la Universidad de Arizona(UA). Croft dice que todos los humanos, independientemente de su raza, género u orientación sexual, forman actitudes estereotipadas sobre diferentes grupos de personas, incluso aquellos de los que forman parte.Eso se debe a un fenómeno psicológico único y poderoso: la categorización.“Es cómo organizamos y le damos sentido a nuestro mundo”, dice Croft. “Y formar estas categorías también se aplica a grupos de personas. Así que más o menos automáticamente categorizamos a las personas en diferentes grupos sociales. Hombres y mujeres, blancos y negros, cosas que se clasifican fácilmente según las indicaciones visuales, sin conocer a las personas ni hablar con ellas”.Croft dice que categorizar grupos de personas puede alimentar las actitudes de odio hacia los grupos minoritarios debido a los constructos sociales que Cabrera explicó anteriormente. Por ejemplo, veamos el racismo. Todas las personas anglosajonas desarrollan subconscientemente creencias prejuiciosas u odiosas sobre las personas de color porque los constructos de la raza social les enseñaron a creer que eran mejores que las personas negras y morenas. Y las personas negras y morenas pueden tener creencias racistas sobre sus propios grupos por la misma razón, porque crecieron como personas marginadas, en opinión de nuestra sociedad.Los humanos también pueden desarrollar creencias discriminatorias, comenta Croft, debido a los entornos en los que se crían. Todos categorizan grupos de personas, pero la forma en que perciben a los miembros de cada categoría depende de algún modo de los principios que fueron (activamente o inactivamente) enseñados a valorar.Por ejemplo, si una persona anglosajona crio a su hijo para valorar la igualdad racial, probablemente sea menos probable que exprese creencias o acciones racistas más tarde que un niño anglosajona que creció en un hogar donde sus padres usaban regularmente la palabra que empieza con n, comenta Croft. Y las personas de color probablemente estarán más cansadas de confiar en los anglosajonas, de inmediato, debido a la discriminación que los anglosajonas, incluso aunque indirectamente, les hayan causado experimentar a lo largo de la historia.Los humanos también tienden a colocar automáticamente a los miembros de sus respectivos grupos en un pedestal, algo que se llama preferencia grupal, dice Croft, y a generalizar a los miembros de los grupos externos como “todos iguales”.“Y esas son algunas de las cosas que pueden llevar a conductas racistas y discriminación”, comenta.Croft dice que es importante notar que la capacidad humana para odiar no está entretejida en su código genético. Un estudio reciente de la escuela Eller de administración de la UA descubrió que los humanos aprenden a desconfiar de los demás. Así que, La gente no nace para odiar, se les enseña a odiar. Por ejemplo: dice que no existe un “gen del racismo”. Pero algunos investigadores sugieren que las personas también podrían nacer con uno, si son padres los crían para llamar a los negros la palabra que empieza con n y los mexicanos como hombres malos.“Puede ser que las actitudes se transmitan de padres a hijos por comportamientos no verbales, o cosas que dicen o simplemente formas generales de estar en el mundo que se modelan de padres hacia hijos”, comenta.David Sterman, un investigador de terrorismo en el grupo de expertos no partidista New America, dice que no existe una fórmula exacta, sin embargo, que pueda predecir con precisión si una persona promedio radicalizará sus creencias discriminatorias.Él ha estado estudiando terrorismo durante 20 años, y dice que todavía tiene que identificar qué indica exactamente que alguien se unirá a un grupo de odio radicalizado.“En general, no parece haber una persona en particular a la que la ideología radical le atrae”, dice Sterman. “Mucha gente tiene creencias radicales. La mejor pregunta es: ¿por qué, individualmente, eligieron unirse a un grupo radicalizado?”Scott Shepherd es un activista de la supremacía anti-anglosajón en Memphis, Tennessee, pero que una vez fue un gran dragón en el Ku Klux Klan. Él dice que muchos factores contribuyeron a por qué dedicó 20 años de su vida al odio radical, sobre todo, entre ellos, su infancia abusiva y su propio odio.Shepherd creció en Mississippi, lo que él llama “el patio del KKK”. Dice que se unió al Klan porque, en pocas palabras, odiaba todo sobre sí mismo. Quería unirse a un grupo de odio porque los grupos de odio, en su naturaleza, valoraban la oscuridad que sentía que impregnaba su vida.“Ahí es donde canalicé toda esa energía negativa, todos esos pensamientos negativos”, dijo. “No me gustaba a mí ni a nadie más. Pude haberme involucrado en ISIS, si eso hubiera estado ahí”.SUPERANDO EL ODIO Cabrera dice que un investigador de Texas A & M, Joe Phegen, compara el racismo, como lo experimentan las personas anglosajonas privilegiadas, con el alcoholismo.“Él argumenta que nunca te recuperas completamente”, dice Cabrera. “Hay pasos que debes seguir para recuperarte, pero en el momento en que empiezas a pensar: ‘Oh, soy una persona anglosajona realmente buena, he superado mi racismo’, es el segundo en el que vas a volver a caer en viejos hábitos”.Cabrera dice que para romper los sistemas de opresión impulsados ​​por el odio de nuestra sociedad, las personas, todas las personas, no solo las personas anglosajonas, necesitan abordar activamente que han internalizado los prejuicios, incluso si los hace sentir incómodos. Y, en sus intentos por repensar sus actitudes centrales sobre las personas marginadas, necesitan darse cuenta de algo realmente importante.Parafraseando a Cabrera: nunca vas a “superar” completamente tus creencias racistas, sexistas, homofóbicas, xenófobas, etc.“Tomó cientos de años construir el sistema tal como está ahora, no vamos a borrarlo en 10 años de buen trabajo”, dice.Entonces, ¿cómo podemos, lenta pero seguramente, romper el sistema? Cabrera dice que las personas, en primer lugar, deben estar dispuestas a aceptar el hecho de que las ideas prejuiciosas afectan su punto de vista del mundo, incluso si prefieren no admitirlo. Él dice que las personas deben llamar a actos de discriminación cuando los ven, pero de una manera educativa, no de una manera “¡asquerosa y racista!”. Él dice que al llamar a alguien, en la mayoría de los casos, es importante distinguir que el acto en sí fue racista, no la persona.“Si comienzas a ir por el camino de ‘bato, eres un racista’, que cierra cualquier discusión o conversación. Ustedes tienen lo que ellos hicieron, a diferencia de la conversación de quiénes son “, comenta Cabrera.Croft dice que las personas que buscan reducir sus prejuicios internos pueden optar por anular sus actitudes discriminatorias al reflexionar sobre pensamientos que podrían tener, tal como matices racistas. Ella dice que tomar la perspectiva de una persona marginada, o tratar de caminar mentalmente una milla en sus zapatos, también puede ayudar a reducir prejuicios.Croft agrega que es más difícil para hombres anglosajones y heterosexuales, personas que no tienen ningún concepto de lo que es experimentar discriminación únicamente por su raza, género u orientación sexual, superar sus propios prejuicios internalizados.“Va a ser más difícil tomar la perspectiva de alguien que esta siendo discriminado para las personas que no tienen ningún concepto de lo que es ser discriminado, pero eso no quiere decir que sea imposible” comenta.Shepherd dice que decidió abandonar su vida de odio porque fue detenido por un policía. Había estado bebiendo y la policía lo arrestó por conducir bajo los efectos del alcohol, llevando un arma no autorizada y posesión de marihuana. Pero en lugar de pasar tiempo en la carcel, un juez ordenó a Shepherd asistir a un programa de rehabilitación de drogas y alcohol.En la rehabilitación, Shepherd dice que conoció a un grupo diverso de personas: mujeres y hombres de diferentes razas y orientaciones sexuales. Escuchar las historias de estas personas, ser vulnerable con ellas y acercarse a ellas desafió por completo y cambió la forma en que vivió su vida.“Entré en tratamiento como una persona y salí como otra”, dijo. “Encontré que esta gente que odiaba realmente no era tan diferente a mí”.

Scott Shepherd posa para una foto con la mujer que lo crió, Rebecca Scott Hawkins. Shepherd dice que fue llamado así por Hawkins. Foto cortesía de Scott Shepherd.

Renunció a KKK y se comprometió a defender los derechos civiles, y, más específicamente, desafiar a otros racistas para que reconsideren sus puntos de vista. Se volvió a conectar con la mujer de color que lo crió y comenzó un blog contra el racismo. Hizo un perfil de Twitter: @ReformedRacist.La historia de Shepherd es una anomalía, dice Cabrera. Pero no tiene que ser para siempre. Como el dice, hay grietas en la presa. Pero esas grietas aumentaron los comentarios sociales en las películas y la televisión y un mayor interés en la justicia social, etc. Pero comenta que no significarán nada si las personas continúan ignorando el control del odio en los Estados Unidos“[La gente piensa] si ignoramos el racismo, desaparecerá. No. Si voy al médico y él dice que tengo cáncer, no voy a pensar eso mágicamente, simplemente con el tiempo, esto va a dejar mi cuerpo. Tienes que hacer algo al respecto al diagnóstico.“Realmente habremos logrado un progreso racial cuando un hombre de color tan incompetente como Trump pueda ser presidente”.Brenna Bailey es reportera de Arizona Sonora News, un servicio de la Facultad de Periodismo de la Universidad de Arizona. La puede contactar en brennabailey@email.arizona.eduPara una copia de esta historia y fotos de mayor resolución, haga clic aquí.

Syndicated from http://arizonasonoranewsservice.com/por-que-odiamos/.

Leave a Reply